jueves, mayo 29, 2008

Rebeca Jiménez


Hacía mucho tiempo que no me emocionaba en un concierto. Ultimamente pasaba el tiempo mirándo el reloj para comprobar el tiempo de sueño que me estaba quitando. Aunque el grupo me gustase, no podía evitar esa sensación de "ya lo he visto todo" y de por qué estoy aquí tan incómodo y cansado viendo algo que ya he visto "cienes y cienes" de veces.

Con Rebeca anoche en la sala Caracol no me pasó esto. Fue un conciertazo de principio a final. No pasé el rato mirándo mi reloj, ni escuchándo los instrumentos disociados en mi cerebro, ni deseándo estar en mi incómoda cama escuchando el Larguero (por ejemplo). No.

Vi un concierto como los que veía a los catorce años, escuchándo, sonriendo todo el tiempo y disfrutando.

Atención a esta chica, lo tiene todo: canta, escribe y toca muy bien y además es encantadora. Tiene una banda envidiable y ha hecho un discazo (supongo que el primero de muchos).