miércoles, mayo 21, 2008

universimad




Han pasado siglos desde la última vez que me subía a un escenario grande y sinceramente la experiencia no me trajo buenos recuerdos.
Nunca me hicieron mucha gracia los festivales en los que no hay prueba de sonido. En los que te subes con la guitarra y te enchufas a un amplificador que no es el tuyo. Y que mientras otro grupo está "abrasando" tus oidos desde la PA, tu intentas poner en orden minimamente tus monitores para poder hacer algo decente cuando te llegue el turno.
La mezcla del escenario era espantosa. Y desde hace tiempo lo que me gusta es tocar por el mero hecho de pasar el rato con amigos y disfrutar de lo que estás haciendo. No fue el caso.
Aun no tengo desarrollado el nivel suficiente como para saber tocar sin oirme.
Por lo demás, estuvo bien. Pude coincidir con gente a la que no veía en algun tiempo y subirme a un escenario con músicos a los que admiro. La J. Teixi, Josele, Glutamato, coincidir una vez mas con Javi Bólido (uno de los grandes pipas que hay en este país), reencontrarme con Javier Andreu y Toni Marmota con los que compartí una gira delirante tiempo atrás, ver a Lou Garx tan rubia como siempre, etc....
El caso es que me subí al escenario a las siete de la tarde y a las nueve estaba viendo la tele desde el sofá de mi casa.
Me sigo quedando con un garito lleno de humo.