martes, diciembre 26, 2006

La estrella de la radio




Conocí a Jota y a Manu a finales del setenta y nueve. Por entonces yo tenía un programa de radio en la FM de Radio España.
Manu tenía una imagen imponente. Parecía un clon de Paul Simonon, el bajista de los Clash. Y una seguridad en si mismo que no era normal en un chaval de diecisiete años.
Jota era tremendamente tímido. Casi no abrió la boca. Le recuerdo con sus gafas negras y su cazadora de cuero llena de chapitas y escondido detras del flequillo rubio que le caía por la cara.
Venían a anunciar su primer concierto en M&M y me traían una maqueta en cinta de bobina. Era una especie de copia de una canción de los Brincos que se llamaba "Giulieta", lo recuerdo perfectamente, es mas puede que si me pongo a buscar aún la tenga.
Tocaban muy mal, pero había algo. Con el tiempo nos hicimos amigos. Se pasaban muy a menudo por la emisora. Sobre todo cuando entrevistaba a alguien. Recuerdo que Jota se enamoró pedidamente de Lena Lovitch y despues de Chrissy Hynde.
Manu era mucho mas músico que él. Con el tiempo ha llegado a ser muy bueno. Lástima su poca fuerza de voluntad. Siempre tuvo un espiritu kamikace. Se veía venir....
Cuando dejó el grupo tardé mucho tiempo en saber de Jota.
Me dijeron que vivió una temporada con Ana Velasco.
Un coctel peligrosísimo. Jota y una chica guapa que a demás de actriz es una excelente compositora. Una buena escusa para sublimar su amor y luego atormentarse eternamente. Le encantaba pasarlo mal.